Amor

Y ahí estaba él…

Domingo empezaba como un día normal, un día que me tocaba partido de baloncesto a las doce del mediodía.

Fue llegar a la cancha y ver su coche, esperaba que no fuera él, hacía mucho tiempo que no lo veía y no sabias que sentiria si lo volvía a ver despues de tres meses. Ojala solo hubiera sido su padre, pero con tal de llevarme la contraria, el destino me lo puso delante una vez más.

Y ahí estaba él, perfecto, con sus ojos verdes y sus brazos bien marcados, me derretí, fue tan solo un segundo, pero fue un segundo intenso en el que ni nos miramos, obviamente tampoco nos saludamos, pero fue el mejor momento del día.

La historia esta a punto de acabar, pero aún queda lo mejor, jugamos en pistas contiguas, así que tuve que estar dos horas con él al lado, pero sin hablarnos.

Como no me pude concentrar demasiado en mi partido, sabiendo que en cualquier momento me podía mirar, pero no fue del todo mal.

Mis peores temores se cumplieron, esperaba no sentir nada por él cuando lo volviera a ver, pero ha sido mi primer amor y aunque no hayamos llegado a ser nada, siempre estará en mi corazón.

Sweety girl.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s